jueves, 8 de agosto de 2013

FLORES EN LA COCINA

Últimamente en la cocina creativa se estila mucho añadir flores en los platos, ya hemos dejado de usar las flores para decorar para pasar a comerlas.

Pero bien es sabido que el uso de flores en la cocina viene de lejos, en culturas como la romana o griega ya se empleaban para dar aroma y sabor en platos, vinos o licores. La oferta en flores para nuestros platos es múltiple y variada, las más comunes son los pétalos de rosas (Siempre recién cortados), violetas,  Lavanda, Caléndula

Pero hay que tener en cuenta que no todas las flores son comestibles, algunas incluso son perjudiciales, de hecho las flores que puedas comprar en la floristería no son del todo recomendables ya que se usas conservantes en el agua para que aguanten más tiempo frescas, y es ahí donde resultan tóxicas para la salud.

Para los que ya estén pensando en preparar una cena especial con flores para esta noche, vamos a explicar como recoger, lavar y preparar las flores para conseguir que estén perfectas para decorar, aromatizar y saborear vuestro mejor plato.

A la hora de recoger las flores, debería hacerse pronto por la mañana, y elegiremos las flores que mejor estén y pondremos especial interés en las flores que más aroman desprendan, cuanto más aromáticas más intenso será el sabor. La mejor manera de lavarlas es colocarlas en un colador o un recipiente con agujeros para dejar pasar el agua, mantenerlas debajo del grifo y lavarlas con cuidado, a la hora de secarlas hay que hacerlo con sumo cuidado con papel absorbente ya que es el proceso más difícil.

Una vez secas, se puede utilizar o incluso la mayoría de las flores se pueden guardar y conservar en el frigorífico, pueden aguantar frescas al menos durante una semana.

A continuación, os voy a dejar un par de recetas sencillas para empezar en el nuevo mundo de las flores comestibles, en primer lugar hablaremos de utilizar las flores para aromatizar, en este caso utilizaremos las flores pero no las veremos en el plato:

AZÚCAR AROMATIZADO CON FLORES: Se mezclan 50 g. de pétalos de rosas por cada 200 g. de azúcar  y guardar en botes herméticos durante 15 días, una vez pasado el tiempo, tenemos que colar el azúcar retirando los pétalos, este tipo  de azúcar se utiliza en la repostería o infusiones.

AGUA DE ROSAS: Se ponen cocer en un recipiente 3 partes de agua por 2 partes de pétalos de rosas durante 1 hora. Una vez transcurrido el tiempo, se cuela el agua y volvemos a añadir 2 partes de pétalos otra vez, dejando cocer una hora más.
Volvemos a colar la mezcla, hay que gente que deja que se reduzca bastante para conseguir un aroma más intenso, eso para gustos. Esta mezcla la utilizaremos también para repostería.
También podemos cambiar las rosas por Azahar para conseguir agua de Azahar.

Con los pétalos de rosas  se pueden crear numerosas recetas, mermeladas, confituras, flores escarchadas…de hecho son bien conocidas los caramelos de Violeta, pero eso ya será en otro post.